Gino Cucco mientras iza la vela en su barco

Gino Cucco mientras iza la vela en su barco – (años ‘30)

La historia de la empresa de dragados y obras marítimas de la familia Boscolo Cucco de Chioggia inicia alrededor del 1870 con una embarcación de veinticinco metros que realizará actividades de transporte mixto, desde productos agrícolas al de arena, desde los ladrillos a los escombros, desde tiempos inmemorables, los trabajos de tierra y agua proceden juntos.

En una época en la cual el trueque y el intercambio constituían todavía un sistema económico que sobrevivirá come una reliquia arcaica hasta los años Cuarenta del 1900, también a los transportistas muchas veces se les pagaba en especies, con servicios y productos de los mismos clientes.

Alrededor del 1900 Eugenio Cucco recibe una herencia del padre, el barco con el cual comienza la actividad de transportador de arena, escombros y otros materiales inertes empleados en la construcción y en la realización de infraestructuras, sin abandonar la de los transportes mixtos. Durante la gran guerra 1915 – 1918, la embarcación estuvo armada con una ametralladora y transformada así en un buque de defensa que operó en la desembocadura del Piave.

Estamos en la época de la marinería a vela que, según una tradición fuerte y radicada típica del Adriático, formaba también el emblema distintivo del capitán de barco y de su familia, a través de los colores y los símbolos que fueron pintados. La familia Cucco tenía entonces su vela, de color rojo con lapicera y ángulo de ovillos negros, y en el centro el símbolo constituido por un árbol en el cual se posaban dos pájaros.

Gino Cucco, hijo de Eugenio, prosiguió con la actividad del padre con la misma embarcación incrementando después la flota con la compra de un buque de carga.

Los tiempos estaban cambiando rápidamente y el advenimiento del motor condujo al abandono definitivo de la vela alrededor del año 1950. Eran tiempos en los cuales la economía nacional había sido destruida por la última guerra, tiempos en los cuales la gente que tenía raíces en un oficio lograba imponerse en el mundo del trabajo y, Gino Cucco de oficio tenía para vender.

Cambian las técnicas de trabajo, los medios siguen el proceso de la automatización, las embarcaciones se agrandan y por consecuencia el transportador de arena Gino Cucco se convierte en empresario, con la conciencia de superar el viejo, proyectándose en un futuro complejo y tortuoso.

La excavación de arena y fangos fue una actividad indispensable e inherente en un ambiente lagunar, en realidad en estos años de cambios Gino Cucco supo consolidar en su territorio su profesionalidad, con la innovación constante de la tecnología de la flota, tuvo modo de afirmarse en ambientes marítimos y fluviales a lo largo de la costa adriática y nacional. Es también por esta razón que asume una connotación de empresa líder en el sector. Un accidente terrible le quitó la vida en el 1985.

 Familia Cucco a bordo de un buque de carga

Familia Cucco a bordo de un buque de carga – (años ’40)